Publicidad vemos, trabajo no sabemos

Tal parece que quisieran tapar el sol con un dedo dándose a conocer mediante publicidad y no mediante a la labor por la que fueron electos

0
204

Ustedes disculparán mi ausencia, y es que entre los maratones eternos de Netflix y las interminables charlas de política con los colegas acerca del próximo proceso electoral, me había olvidado por completo de plasmar la tinta y la rebeldía.

Sin embargo, dejando a un lado las banalidades, debemos tratar un tema que resulta un tanto espinoso, pero que nos concierne a todos los michoacanos. Y es que hoy en día no podemos si quiera imaginar a un político sin una cuenta de Facebook, Twitter o Instagram; sería como un futbolista sin balón, o como un fotógrafo sin cámara, ya que como dice el dicho; “santo que no es visto, no es adorado”.

El meollo del asunto radica en que desde hace algunos meses Facebook cambió sus reglas para publicitar temas enfocados a la política, es decir, ahora existe un poco más de transparencia en cómo se ejercen los recursos que se destinan a la publicidad en dicha red social, ya que se habilitó un apartado que dice “Transparencia de la página” y en la cual encontrarán quién pagó y cuánto pagó. Les aseguro que se sorprenderán con algunos gastos que en lo personal me parecen excesivos.

El tema me causó escozor al encontrarme con una investigación realizada por Media Group, donde se menciona que funcionarios públicos, políticos y aspirantes a diversos cargos de elección popular dentro del Estado de Michoacán, han gastado casi dos millones de pesos para promocionarse en Facebook, siendo Alfonso Martínez, ex alcalde de la capital michoacana, quien más ha invertido en redes sociales.

Y esto solo es el reflejo del gasto en medios digitales, si contamos los espectaculares, los tiempos en radio y televisión, así como la publicidad móvil, nos encontraríamos con un gasto sumamente fuerte. Sin embargo, todo aquel que aspire a un cargo público está en su derecho de hacerlo, así como aquellos que quieran anunciar con bombo y platillo sus informes de actividades, pero lo preocupante es que muchos de ellos no se han acordado de sus electores, ni se han vuelto a parar por sus distritos. Tal parece que quisieran tapar el sol con un dedo dándose a conocer mediante publicidad y no mediante a la labor por la que fueron electos.

La realidad es triste, pero abrirá los ojos de los ciudadanos en la elección que se aproxima el año que entra, ya que algunos aspirantes cuentan con un trabajo nulo, pero con un gasto excesivo en publicidad.

Twitter: @arielmendozaar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.