En Monterrey una adolescente de 16 años asesinó a su media hermana de 2 años porque no dejaba de llorar, aunque antes de confesar su delito, aseguró que la pequeña había muerto a causa de una caída.

Los hechos se registraron en la colonia Valle de Santa María en la capital de Monterrey, donde Sarahí asesinó a cuchilladas a la pequeña Angie porque no dejaba de llorar.

De acuerdo al propio testimonio de Sarahí, Angie se encontraba jugando afuera de la casa con otros niños y sus hermanas mayores de 4 y 6 años respectivamente, pero la más pequeña regresó con una herida en el oído.

Sarahí metió a bañar a Angie para limpiarle la herida, pero como no dejaba de llorar, en la desesperación la acuchilló, pero le dijo a un familiar que la niña se había caído y a consecuencia del golpe había muerto, pero otro familiar revisó la casa de las hermanas y halló a la niña en una cubeta y con herida de arma punzocortante en el brazo.

Los padres de los menores habían salido a trabajar como guardias de seguridad y cuando volvieron, por la noche, se toparon conque su domicilio se había covnertido en una escena del crimen.

Los hechos ocurrieron la noche del pasado viernes, y hasta el la tarde del domingo aún no se le imputaba algún delito a Sarahí, quien permanece en custodia de las autoridades.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.