El Gobierno de Alfredo Ramírez Bedolla posicionó este año a la K’uínchekua a nivel nacional e internacional al lograr que más de 20 mil asistentes presenciaran la riqueza cultural de los pueblos originarios de Michoacán en las Yácatas de Tzintzuntzan, y por primera vez durante la Guelaguetza de Oaxaca.

Las dos sedes fueron testigos de un mosaico de expresiones culturales, a través de la música, la danza, el canto y la indumentaria tradicional que llevaron más de 400 portadoras y portadores de tradición, desde la Meseta Purépecha hasta la Sierra, pasando por la Tierra Caliente.

Así, la administración estatal refrendó su compromiso por la preservación, divulgación y promoción de la cultura viva del estado con la Fiesta de Michoacán que reunió a 36 agrupaciones de diversas regiones.

Además, se galardonaron por su trayectoria a Antonio Gálvez Horta, por 46 años como portador de la tradición de los Tlahualiles de Sahuayo; José Dimas Villa, de Santa Fe de la Laguna, con 66 años de historia como difusores de la pirekua; y Osvaldo Campos Hernández, del Dueto Zacán, por su contribución a la preservación de la composición purépecha.

La K’uínchekua continuará siendo escena de la riqueza y diversidad cultural de Michoacán que busca contribuir al reconocimiento de las manifestaciones artísticas y tradicionales, de la mano de quienes son la cultura viva en Michoacán, respetando los usos y costumbres de las comunidades.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.