Ante el revuelo y descontento que han generado los alcoholímetros implementados por la Policía de Morelia ya que en muchas ocasiones los ciudadanos consideran que es muy costoso, el magistrado presidente del Tribunal de Justicia Administrativa de Michoacán (TJAM), Hugo Gama Coria refirió que las sanciones pueden ser apelables y el Ayuntamiento debe reintegrar el recurso cobrado al ciudadano.

Explicó que mediante un proceso de demanda contra el ayuntamiento, presentando la infracción y el comprobante de pago, los ciudadanos que han sido sancionados por la autoridad municipal pueden reclamar que se les regrese su dinero y en menos de cuatro meses tenerlo de vuelta.

Gama Coria expuso que en los casos que se han presentado ante el TJAM sobre el alcoholímetro y las sanciones económicas aplicadas, los jueces han determinado que hay falta de fundamentación jurídica para la aplicación de las multas, por lo que los efectos de las resoluciones emitidas son en el sentido del reintegro del recurso de la infracción y del arrastre.

“Si es recurrente y prácticamente todos los asuntos que presenta la defensoría jurídica respecto a esto asunto los gana la defensoría”.

Hugo Gama Coria explicó que lo que han determinado los jueces con estos casos es que la reglamentación municipal no es lo suficientemente clara ni otorga las suficientes facultades al policía para aplicar y levantar la infracción.

Cabe destacar que conducir bajo estado de ebriedad sí es un delito, sin embargo los lineamientos y normativas que utiliza la Policía de Morelia son los incorrectos.

“Falta claridad jurídica en los procedimientos, en los reglamentos”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.