Las autoridades de Panamá enviaron este martes 55,7 toneladas de cocaína a Estados Unidos para su incineración, informó el ministro de Seguridad Pública, Juan Pino.

Se trata del segundo cargamento del alcaloide que se destruye en Estados Unidos, como parte de un proyecto que busca evitar la quema de drogas en Panamá, donde se hace a cielo abierto con los consecuentes daños ambientales, explicó Pino.

En agosto de 2022 un primer cargamento de cocaína, de 42,1 toneladas, fue llevado a Estados Unidos para destrucción.

Panamá es utilizado como puente de la droga que se produce en Suramérica y que tiene como destino principal EE.UU., el mayor consumidor de cocaína del mundo, y también Europa

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.