En The Language of Psychoanalysis (Laplanche y Pontalis, 1973), el trauma se describe como: “Un evento en la vida de un sujeto que se deriva gracias a una serie de estímulos físicos y/o psíquicos que afectan a la personalidad, exceden el nivel de tolerancia de la etapa/condición de desarrollo del individuo. Por lo tanto, el individuo es incapaz de prevenir, detener, o procesar de forma efectiva por los medios habituales disponibles esta serie de dañinos estímulos psíquicos o de restablecer el previo estado de equilibrio” (p. 486).

Por tal motivo puede llegar a suceder que a veces no sabemos como reaccionar a las situaciones de conflicto que ocurren en la familia y que en muchas ocasiones se han normalizado, por ejemplo, es muy común que en los abusos sexuales por parte de familiares se trate de minimizar el hecho diciendo a quien sufrió el abuso que no lo comente, a razón de que se puede ocasionar un problema y se puede poner en riesgo la relación familiar con esa persona, lo anterior no debería ocurrir de esa manera pero lamentablemente ocurre por lo tanto en este momento se instaura el trauma a temprana edad, otra situación que llega a ocurrir son las familias que siempre ocultan la realidad a los familiares más cercanos (hijos) y los van educando de tal manera que viven en un contexto muy poco realista y cuando llegan a una etapa adulta deriva de manera directa un trauma cuando se enfrentan a la realidad que nunca conocieron, de nueva cuenta se instaura el trauma, tenemos también el caso de las generaciones pasadas (abuelo, tatarabuelos)etc., que tuvieron conductas muy definidas en el sentido de que las generaciones actuales las tienen por ejemplo; el alcoholismo, infidelidad, rechazo, embarazo a temprana edad, divorcio, etc.

Si bien las situaciones del pasado negativas no deben repetirse en el presente, hay una probabilidad muy alta de que ocurran si no se brindan las herramientas necesarias para afrontar el mundo de una forma donde se tenga muy claro en el contexto familiar todas aquellas conductas que no se quiere repetir o aquellas que a lo largo de las generaciones han sido objeto de conflicto.

Romper el trauma transgeneracional es renunciar al pasado aún y con todas sus consecuencias, es aceptar que probablemente la familia va a enojarse al grado de excluirnos, en el sentido de que si es una familia donde en el pasado siempre han abundado las mentiras y en la actualidad tú siempre dices las cosas claras sin ocultar ni decir mentiras, entonces vendrá un efecto de exclusión porque te verán como un agente de peligro, por lo tanto te excluirán antes de que rompas esa cadena de patrones que han servido (negativamente) a esa familia.

Por tal razón es que los traumas se van heredado generación tras generación y los conflictos siguen o la probabilidad de repetir las conductas del pasado van aumentando, quienes repiten los patrones pueden ser más susceptibles a padecer, depresión, ansiedad, estrés, etc.
Te recomiendo asistir a terapia para ahondar más en el tema y resolver de una vez por todas esos traumas transgeneracionales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.