El dirigente nacional del PAN, Marko Cortés, terminó su relación con el dirigente nacional del PRI, Alejandro “Alito” Moreno Cárdenas, luego de que los priistas votaron en la Cámara de Diputados a favor de la ampliación de la presencia del Ejército en las calles hasta 2028.

El fin de las relaciones entre los dirigentes del PRI y el PAN quedó de manifiesto este jueves en Durango, a donde ambos acudieron a la toma de protesta de Esteban Villegas como nuevo gobernador.

“Hemos dicho con claridad que ya no habrá relación porque ya se perdió la confianza con la dirigencia nacional del PRI, porque se deshonró la palabra y se incumplieron los acuerdos”, expuso Marko Cortés.

Al llegar al evento, Marko Cortés, saludó a su homólogo perredista Jesús Zambrano, pero le negó el saludo a Moreno Cárdenas.

El dirigente del PAN confió en que la reforma sea frenada en el Senado, y llamó a los legisladores priistas a ser “consistentes con lo que han dicho”.

Manifestó que de ello dependerá la continuidad de la alianza Va por México, integrada por PRI, PRD y PAN.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.