El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó este jueves que ni él ni su hermano Pío son corruptos.

El presidente exhortó a la Fiscalía General de la República (FGR) abrir las evidencias que tiene respecto al caso que el Instituto Nacional Electoral (INE) le pidió sobre supuestos pagos en efectivo que su hermano Pío López Obrador recibió en 2018 por parte de David León Romero, excoordinador nacional de Protección Civil (CNPC).

Ayer, la Suprema Corte de Justicia de la Nación no pudo resolver sobre el desechamiento de una controversia interpuesta por la FGR ante el ordenamiento del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) de compartir información de este caso al INE y que pueda realizar una indagatoria a Pío López Obrador.

En semanas pasadas, la defensa de Pío López Obrador planteó que acudiera a declarar el presidente de la República e informara sobre el origen y destino de los recursos, no obstante, el mandatario federal señaló que en caso de ser necesario mandaría un texto donde daría su versión al tiempo que afirmó que no tiene nada de qué avergonzarse.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.