El gobernador del estado, Alfredo Ramírez Bedolla aseveró que las políticas públicas para la atención de adicciones y salud mental será un “legado” de su administración, ya que se encuentran fincando las normativas para que las administraciones sucesivas continúen atacando la problemática.

“Quizás los resultados ya palpables no los veamos en este gobierno, pero en el que sigue si los va haber, porque ya con la nueva ley, con la política los gobiernos estarán obligados a atender”.

El mandatario estatal refirió durante la presentación del Programa de Salud Mental que en la presente administración se determinó elevar el departamento de atención a una dirección para darle mayor prioridad a las políticas públicas.

Por su parte, el titular de la Secretaría de Salud en Michoacán (SSM), Elias Ibarra Torres explicó que con las nuevas políticas buscan priorizar la atención ambulatoria, en donde se atiendan crisis de los pacientes en 72 horas para posteriormente a este lapso insertarlo en su vida habitual.

Agregó que cerca del 25 por ciento de la población tiene o tendrá un problema de salud mental y hay quienes tardan hasta 30 años de su vida para recibir la atención adecuada.

Finalmente, señaló que existen escasos especialistas en psiquiatría, sólo cerca de 50 en todo el estado, por lo que puntualizó la necesidad de formar mayor número de recursos humanos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.