A lo largo de los años el Senador Ricardo Monreal ha logrado superar obstáculos y adversidades que las propias circunstancias de la política le han puesto a prueba. Me refiero a etapas coyunturales en las que ha tomado decisiones para encarar todos tipo de asuntos, especialmente los procesos electorales pues, en Zacatecas, logró vencer contra todo pronóstico una vez que ganó la gubernatura aún y cuando tuvo a todo el sistema institucional en su contra.

Poco a poco fue encontrando una poderosa conexión con la población civil luego de demostrar las capacidades políticas una vez que triunfó en la elección estatal de Zacatecas en 1998. Han pasado más de veinte años y el Senador Ricardo Monreal adquirió mayor protagonismo pues se convirtió en una pieza clave de la lucha democrática del país en la que siempre colabora muy cerca del ahora presidente López Obrador.

Y desde ahí también superó etapas complejas luego de que le tocó representar, en varias trincheras del legislativo federal, la bandera de la oposición de la izquierda. Ese asunto lo encaró con mucha categoría ya que debemos recordar que, en una elección presidencial, coordinó la campaña del ahora presidente Obrador con un trabajo digno y bien representado porque, el zacatecano, tiene un conocimiento de causa pues se trata de mostrar habilidad en los debates públicos en donde aparecía Monreal abanderando el proyecto encabezado por AMLO.

Muchos han estado en una etapa similar, sin embargo, Ricardo Monreal dejó huella con la responsabilidad política que le encomendó el ahora presidente. Lo más importante de ello es que conservó un gran nivel en los debates públicos pues, una de sus características, es que sabe sobreponerse dado que maneja perfectamente sus emociones y su lenguaje corporal, sobre todo en los casos donde hay que sacar el carácter porque implica estar a la altura de las circunstancias.

Y esa historia de vida es inmensa. Ricardo Monreal tiene más de 40 años activo en distintas tareas relacionadas con la política. Por esa razón, se ha ganado un lugar en la baraja de aspirantes presidenciables de Morena.

No es un capricho ni mucho menos una ocurrencia. El coordinador de los Senadores de la fracción de Movimiento Regeneración Nacional tiene todo el derecho histórico y político de participar a pesar de lo que parece– es una guerra sucia en su contra- porque le han sembrado intrigas y fabricaciones en Palacio Nacional que son, en una realidad innegable, una maquinación para intentar sacarlo del juego por la silla presidencial.

La lectura es muy clara: hay una campaña propagandística, primero, para posicionar una imagen desde Palacio Nacional con el aparato gubernamental que nos ha quedado muy claro. Resulta más que obvio pues el propio coordinador de los senadores de Monreal lo ha señalado. Y eso puede convertirse en un factor para desplazar a los demás aspirantes, pero también manteniendo una descalificación a través de personeros o grupos minoritarios, incluso, con páginas web que se hacen llamar aliadas de la 4T.

Ese golpeteo está produciendo eco. Y fue lo que precisamente anticipó el senador Ricardo Monreal. Eso será un desafío interno para el CEN de Morena; pero en lo que corresponde al papel que juega el zacatecano, nos ha demostrado que, a pesar de las adversidades, no se dará por vencido ni habrá tregua para que decline su aspiración legítima como ha sido parte de su vida política en la que ha luchado contra la propia adversidad dado que es un protagonista de la cultura del esfuerzo.

Finalmente, Ricardo Monreal está acostumbrado a estar en este tipo de situaciones pero que, con inteligencia y madurez, seguramente enfrentará a pesar del favoritismo que retrata los dados cargados hacia cierto perfil.

Frente a ello al zacatecano le han intentado meter zancadilla si poder lograrlo porque se impone la sapiencia de un hombre que ha luchado siempre contra la adversidad y, lo mejor de ello, es que ha salido adelante debido a que no abandona sus principios. Es un animal político.

Notas finales

El coordinador parlamentario de Morena, Ricardo Monreal agregó que también es necesario fortalecer a la Guardia Nacional y apoyar a los jóvenes, para que cuenten con las oportunidades suficientes que los alejen de las practicas antisociales.

El artículo 76 constitucional establece que la revisión de la Estrategia Nacional de Seguridad Pública es una facultad exclusiva del Senado de la República, “y por ello actuaremos con responsabilidad, sin dejar de reconocer que la pacificación del país es uno de los grandes temas pendientes”, agregó el coordinador de los senadores de Morena. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.