Las indagatorias realizadas hasta el momento señalan que los presuntos delincuentes abatidos ayer en una vecindad de Zitácuaro, Michoacán, repartían volantes para que carniceros se comunicaran a un número de WhatsApp y hacerlos víctimas de extorsión, detalló el titular de la Fiscalía General del Estado (FGE), Adrián López Solís.

El funcionario detalló que el incidente comenzó cuando los sospechosos atacaron a balazos a policías municipales de Zitácuaro que intentaban detener a un sujeto que conducía una motocicleta; posteriormente estos sujetos se internaron en una vecindad, donde autoridades de los tres niveles de gobierno los siguieron tras lo que se dio una balacera en la que murieron los supuestos agresores.

Por lo anterior el fiscal señaló que los difuntos pudieran estar relacionados con alguna célula de la delincuencia organizada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.