Hasta con una inhabilitación permanente pueden ser sancionados los docentes que no se presenten a los salones de clases a trabajar, luego de que el gobierno de Michoacán decretó que la educación es una actividad esencial, por la cual profesores y personal administrativo debe de estar de manera obligatoria en las escuelas.

El gobernador de Michoacán, Alfredo Ramírez Bedolla, insistió en que maestros y directivos deben acudir a las aulas, pues el riesgo de contagios de Covid-19 no es tan alto en los planteles educativos como lo es en otros espacios públicos, por lo que señaló que no hay excusas para abandonar las labores.

Es obligatorio que el personal educativo, maestras y maestros, y administrativos, tanto del sector público como privado, porque los de los privados se andan haciendo ‘guajes’, deben asistir y aperturar las escuelas e instalar filtros sanitarios.

De lo contrario, la Secretaría de Educación en el Estado (SEE) comenzaría un proceso jurídico en contra de quienes se nieguen a regresar a las escuelas, ello toda vez que el trabajador falte a sus labores en más de tres ocasiones y que su ausencia sea reportada a los directores de nivel y la Dirección de Personal; las sanciones van desde amonestaciones verbales hasta la inhabilitación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.