La Lactancia está comprobada científicamente como una acción vital para el desarrollo del ser humano, ya que proporciona a los bebés todos los nutrientes que necesitan para crecer y que su sistema inmunológico se desarrolle plenamente. La Organización Mundial de la Salud y UNICEF recomiendan y promueven su práctica, por tal motivo la Diputada Local del Partido del Trabajo, Mayela del Carmen Salas Sáenz, presentó una iniciativa para adicionar artículos que la Ley para Prevenir y Eliminar la Discriminación y la Violencia, para que la protejan.

En su exposición de motivos la legisladora petista, fue enfática en señalar los beneficios de amamantar a los bebés y los esfuerzos a nivel federal para protegerla, sin embargo, en nuestro estado, esta situación no se ha visto reflejada en dicha Ley, por lo que la parlamentaria invitó a sus homólogos, a considerar como un acto de discriminación el prohibir, limitar o restringir el derecho a la lactancia en espacios públicos.

Nuestra Ley para Prevenir y Eliminar la Discriminación y la Violencia en el Estado, no incluye dichos preceptos en su cuerpo normativo. Debemos considerar tajantemente en nuestra norma como un acto discriminatorio el prohibir, limitar o restringir el derecho de nosotras las mujeres a amamantar en espacios públicos, que ha sido muchas veces un acto estigmatizado a lo largo de la historia, y eso atenta contra la dignidad de nosotras las mujeres y vulnera los derechos de nuestras hijas e hijos a una alimentación nutritiva, suficiente y de calidad.

En la máxima tribuna del estado, Salas Sáenz cuestionó el actuar de la sociedad ante este hecho natural, el cual a sido señalado, discriminado, criticado y humillado, por lo que llamó a sus compañeros a sumarse y proteger este derecho humano.

Yo me pregunto ¿cómo se convierte un acto tan espléndido, afectuoso y natural, como el amamantar a un bebé, en un acto sujeto y objeto de discriminación, críticas y humillaciones?

¿Cómo permitimos que personas o instituciones discriminen, limiten o atenten contra algo tan bello y beneficioso como lo es que una madre alimente a su hijo?

Compañeras y compañeros diputadas y diputados, digamos si a la plena protección de los derechos de nosotras las mujeres y de los derechos de nuestros menores hijos, legislemos ahora en beneficio de los mismos.

Amamantar contribuye al derecho a la salud de todas las mujeres a reducir el riesgo de contraer enfermedades, además es sinónimo de amor de madre y de cuidado a la niñez.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.