Si el 2020 fue el año de la tragedia y del infortunio, el 2021 podría ser comparado con un cómic de ciencia ficción o una película distópica. Un año lleno de sorpresas que engloban un mundo repleto de cambios significativos en temas sociales, tecnológicos y políticos.

La mayoría de las ocasiones escribir sobre la izquierda y la derecha a manera de ideología cae en la ambigüedad. Sin embargo, el contexto obliga a separar estas dos corrientes de pensamiento y de actuar en referencia a las transformaciones.

El triunfo de Chile en Latinoamérica retumba en distintas latitudes del mundo y parece que va extinguiendo a una derecha que se ve superada por la libertad que las nuevas generaciones reclaman.

La izquierda, sin duda, es una ideología un tanto compleja, y ya sé que los radicales estarán pensando en que los socialdemócratas que nos gobiernan no llevan a cabo ni de cerca unas políticas públicas de verdadera justicia social, pero también dicha ideología ha ido adaptándose a una realidad cada vez más paradójica que gira en torno a ganar elecciones.

La derecha por su parte, es determinante, puesto que los intereses económicos y los privilegios de los más ricos no aceptan diferencias, contradicciones, ni dudas. Sin embargo, pareciera que el discurso ya no está permeando en las clases medias latinoamericanas, que buscan el bienestar a través de gobiernos incluyentes y con visión colectiva.

Echen un vistazo a lo siguiente: México, Argentina, Bolivia, Venezuela, Cuba, Nicaragua, Perú, Honduras y Chile son gobernados por la izquierda, los últimos tres de la lista acaban de ganar las elecciones este 2021, dejando sin posibilidad a la derecha, lo que supondría en el futbol un 3 a 0.

La derecha gobierna en Paraguay, Guatemala, El Salvador, Colombia y Brasil. Estos dos últimos tendrán elecciones el próximo año, en donde sus presidentes no salen bien parados. La popularidad de Bolsonaro se desplomó un 20% según una investigación de Atlas en colaboración con el periódico Valor, lo que supondría un triunfo de la izquierda en el país del mejor futbol del mundo.

Por su parte, Iván Duque, Presidente de Colombia tiene una desaprobación que ronda el 70% según la firma Invamer presentada el cinco de diciembre de este año, por lo que se avizora la derrota de la derecha el próximo año.

Si aterrizamos lo anterior a la realidad mexicana, podemos concluir que en México la derecha no pinta, incluso algunos partidos políticos neoliberales ya cambiaron su ideología política transformándose en socialdemócratas e incluyentes, como lo es el PRI, aunque lo anterior sea sólo una pantalla.

Algunos otros como el PAN no adoptan un discurso de derecha, ellos sólo se inclinan por criticar destructivamente al oficialismo y repetir lo que es “políticamente correcto” para quedar bien con sus pocos electores.

La derecha tendrá que reagruparse y reconfigurarse, puesto que no se puede imaginar un mundo sin antagónicos, sería como comprender un Batman sin un Joker…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.