Será Morena el vehículo de participación de Ricardo Monreal en las elecciones del 2024. 

En una conversación con medios de comunicación en la ciudad de Acapulco, Guerrero, ratificó que estará puntual; no es raro que se le pregunté por quien tomará partido: es obvio que lo hará con Morena y en base al poder político que acumuló en más de 30 años de lucha democrática del país.

De hecho, su mensaje va dirigido siempre por la misma ruta política: llegado el momento participará y lo hará, en el mejor momento de su carrera.

Eso no debe perderse de vista. Éste es uno de dos casos dónde todo se promueve en base al liderazgo de un referente. Ricardo Monreal puede ser, sin problema, el sucesor del presidente López Obrador. Tiene madurez y experiencia. Puede seguir sin problema y con pleno desarrollo y legitimidad del proyecto de la 4T.

En todo el país se habla de ello; está convencido que, su momento, sin lugar a dudas, es éste. Por eso, su representación política y social es muy basta en todo el territorio; su curso lo siguen liderazgos y referentes de todo el país; asimismo, hay cuadros de participación en todos los ambientes.

Esa semilla se ha podido cultivar, de igual forma, con los jóvenes. Su mensaje del Senador es muy atractivo; muchos de esos mismos cuadros ven a futuro un gran prospecto en la imagen de Ricardo Monreal.

Tal vez, dicen, es el momento indicado; al mismo tiempo reivindican su posición y, en un evento cultural y político, muestran su respaldo a la policía integral e incluyente que encabeza el coordinador de los senadores de Morena en la Cámara Alta.

La imagen en la presentación de la nueva obra de Ricardo Monreal revivió, a grandes rasgos, esa conexión que tal parece es indispensable para tener interlocución con los jóvenes.

Dijo que en esta nueva etapa de la Cuarta Transformación de la vida pública del país su aportación es muy provechosa porque representan la generación de la innovación.

De hecho, curiosamente la mayoría del equipo de colaboración del Senador Ricardo Monreal son jóvenes talentosos que han destacado no solo por su conocimiento, sino por su interés que va ligado a la política pública del país.

He ahí la gran diferencia. Los tiempos han cambiado y el paradigma político se debe nutrir de nuevas ideas vanguardistas que puedan estar en condiciones de aportar grandes conocimientos a la causa.

Ese impulso se sintió hace unos días en Acapulco, Guerrero. Cientos de jóvenes tuvieron acceso a la presentación de la nueva obra de Ricardo Monreal. Fue muy provechoso y valió mucho la pena interactuar con uno de los hombres políticamente más influyentes del país.

Vivimos momentos claves una vez que el presidente lanzó desde Palacio Nacional el mensaje de la sucesión presidencial. Por esa razón, se está tomando una postura más abierta que se sostiene de una enorme columna vertebral de apoyo al presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara Alta.

Mujeres, legisladores, gobernadores electos, empresarios, líderes sociales, académicos y jóvenes reconocen la labor que realiza Ricardo Monreal.

Muchas de esas muestras de respaldo se pueden interpretar, desde este momento, como una señal clara de hacia dónde se puede inclinar la balanza y cuántas posibilidades electorales reales tiene para ser el nuevo presidente de México en 2024.

Y, si somos coherentes y conscientes de este tema, podemos decir que Ricardo Monreal es el político más experimentado en este nuevo periodo de transición que inició en la segunda mitad del sexenio del presidente López Obrador; sabedor de ello, el coordinador de los senadores de Morena prepara el terreno al momento que los demás políticos también lo hacen.

Sin embargo, no hay punto de comparación: Ricardo Monreal es, por mucho, el político más hábil y maduro para enfrentar a futuro la elección presidencial con Morena.

No veo otro escenario más que ese. No ha dejado de construir puentes de interlocución; sabe canalizar periodos y momentos coyunturales; se reúne constantemente con liderazgos, incluso de todos los partidos; maneja muy bien su imagen y, lo mejor de todo, es que el mayor tiempo se apoya en la capacidad y habilidad de los jóvenes que lo rodean.

Estos cuadros pueden ser, a futuro, el corazón que le dé vida a su proyecto presidencial de Morena en 2024. Los jóvenes tienen una identificación plena con el liderazgo del coordinador; sus constantes reuniones han servido para interactuar temas de interés público y enfrentar, eso sí, los retos venideros en tiempos de la Cuarta Transformación.

Ricardo Monreal es un presidenciable de Morena. Así pues, vienen los momentos más álgidos dónde es necesario sacar el temple y en carácter.

Se trata, entonces, de sacar a flote la madurez y experiencia para seguir respirando por ese enorme pulmón que día con día se alimenta de una gran manifestación social identificada, eso sí, por el coordinador de los senadores de Morena en la Cámara Alta que se ha sostenido ahí, en la línea de batalla de la lucha democrática siempre por la izquierda.

Monreal es un presidenciable de Morena, de eso no hay duda.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.