Tras una revisión al estatus que guarda la estructura interna de la Policía de Morelia, el alcalde, Alfonso Martínez Alcázar afirmó que es necesario hacer una depuración de aquellos elementos que no aportan a la corporación municipal, que no están capacitados ni en condiciones de prestar el servicio.

El edil reconoció que la policía municipal tiene fallos en materia de prevención, capacitación de uso de armas y trato con la ciudadanía, además de una clara falta de objetivos para disminuir los índices delictivos en el municipio.

Por ello, el comisionado municipal de Seguridad, Alejandro González Cussi, informó que a su llegada a la comisaría orientó a los 785 uniformados a tareas de patrullaje y cuidado de la ciudad, toda vez que en la anterior administración morenista, al menos 200 elementos realizaban tareas administrativas y otros 100 eran considerados jefes de sector.

La falta de casi la mitad de la corporación de seguridad en las calles, aseguró, conllevó a generar un ambiente propicio para la realización de actos delictivos como el homicidio doloso y delitos del orden patrimonial que se presentan todos los días en Morelia.

González Cussi confió que con una mayor presencia de los policías en las calles comenzará a haber un cambio en la disminución de crímenes, sin embargo, confesó que la percepción que la ciudadanía tiene con respecto a la corporación es otro impedimento para tomar el control del municipio en materia de seguridad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.