El constructor de acuerdos

La opinión de Javier Lozano ✍🏻

0
139

Nadie puede negar el excelente trabajo que realizó José Luis Cruz Lucatero en su primera etapa como presidente municipal de Apatzingán.

Prácticamente fue un pilar; su apuesta social rindió frutos en todas las áreas de oportunidad. De hecho, ya hicimos un diagnóstico y una reflexión de los resultados: todos muy positivos, sobre todo en materia de infraestructura donde llevó siempre los asuntos de gestión a buen puerto.

Le entró de lleno a todos los temas. Viajó en sinfín de ocasiones a la ciudad de Morelia en tanto comenzó su gestión hace tres años. Hoy en día, esa dinámica no ha sido la excepción: de nueva cuenta busca condiciones para abrir el abanico y aterrizar más beneficios para el territorio. Es sabido de sus encuentros constantes con el gobernador electo, Alfredo Ramírez con quien, existe, una relación muy cercana.

Ese motivo es suficiente, aunado al compromiso de fortalecer el estado a través de la llamada Cuarta Transformación, será un elemento clave para ofrecer mejores desarrollos de infraestructura, salud, educación y, por supuesto, solidez al campo.

De hecho, a punto de concluir esta administración, José Luis Cruz se anticipa y, todo parece indicar, que ha signado acuerdos de colaboración para aterrizar mejores opciones no solo de desarrollo económico, sino de oportunidades en la calidad de vida.

Hace algunos días posaron juntos para la foto. José Luis Cruz Lucatero y Alfredo Ramírez serán un factor determinante para seguir impulsando la agenda de la 4T en Apatzingán.

Hasta ahora, nadie ha podido cuestionar la labor de José Luis Cruz Lucatero que, en términos políticos, ha sido muy eficiente. Incluso, se ha ganado el reconocimiento de amplios sectores de la sociedad; buscó la reelección y ratificó su poder de convocatoria. Esta fuerza se debe en gran medida a la capacidad de administrar el despacho municipal; aunque, también, al enorme liderazgo que supo canalizar en los momentos más idóneos.

Mientras tanto, sigue ganando más terreno. Sobre su inicio hace dos semanas, hay grandes expectativas. No solo podemos mencionar el eje que se ha vuelto a trazar, sino, la habilidad para construir acuerdos. Sus aptitudes son un elemento clave y una vía de acceso para encontrar siempre la mejora continua.

Sabe negociar. A sabiendas de ese potencial, se anticipa y busca los canales de comunicación y de gestión con, las que serán, las próximas autoridades estatales en Michoacán. Así, capta la atención del nuevo ejecutivo estatal, Alfredo Ramírez. Esa buena relación es notoria y, en un futuro, seguramente promisoria.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.