El “Cerro del Águila”, la montaña más alta del municipio de Morelia, que alberga una verdadera riqueza natural, no solo abastece de recursos hídricos a fuentes del vital líquido como el Manantial de La Mintzita, humedal y Área Natural Protegida, ubicado también en la capital michoacana; es además un refugio de especies que no se conocía su existencia en esta zona de la entidad.

La zona aún cuenta con importantes áreas forestales, ya que alrededor del 70% de su superficie se encuentra cubierta por vegetación arbórea y/o arbustiva; se reportan mil 631 especies de flora y 20 de hongos.

De estas, 11 se encuentran dentro de la NOM-059-SEMARNAT-2010, una en peligro de extinción, una amenazada y nueve sujetas a protección especial, así como cuatro endémicas. Tal es el caso de la flor de mayo (Laelia speciosa), la orquídea limoncillo (Prosthechea citrina), dalia de montaña (Dahlia scapigera) y el ocotillo (Cedrela dugesii).

Para el “Cerro del Águila” se enlistan ocho especies de anfibios y 10 de reptiles: como la rana volcánica transversal y la cascabel de cola negra (Crotalus molossus ssp. Nigrescens).

En cuanto a aves, se registran 42 especies de 24 familias, siendo Parulidae y Tyrannidae las más representativas, como el junco ojo de lumbres (Junco phaeonotus), atila polimorfo (Attila spadiceus), reyezulelo matraquita (Regulus caléndula).

En el caso de mamíferos, se tienen registradas 20 especies distribuidas en ocho familias, donde las dominantes son Soricidae y Cricetidae, como es el caso de la musaraña gigante (Megasorex gigas), zarigüeya américana (Didelphis virginiana).

A pesar de toda esta riqueza natural, el “Cerro del Águila” se encuentra expuesto a distintas presiones como incendios forestales, cambio de uso de suelo y deforestación, principalmente con el fin del establecimiento de cultivos agrícolas, frutícolas, pastizales y la limpieza de los mismos, lo cual provoca erosión del suelo, reducción en la calidad y disponibilidad del agua, alteración del balance hidrológico.

De ahí que la Secretaría de Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Territorial, Semaccdet, impulse por el bien de Michoacán, la certificación de Áreas Voluntarias para la Conservación en predios privados ubicados en esta montaña, como sucedió recientemente con la zona conocida como “Uakusi”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.