La falta de transparencia en el ejercicio del poder, la demagogia y otras malas prácticas en la administración pública son causantes de la crisis que enfrenta Michoacán, señaló el gobernador electo Alfredo Ramírez Bedolla y afirmó que hoy, más que nunca, el estado necesita un gobierno honesto, transparente y abierto.

Añadió que las michoacanas y michoacanos  son víctimas de las malas decisiones, errores e intentos por ocultarlos, por lo que insistió en la urgencia de un cambio en la vida pública y política de Michoacán.

Al recibir del Tribunal Electoral de Michoacán la constancia que declara válido y legal su triunfo como gobernador, Ramírez Bedolla dijo que su proyecto de gobierno es reconciliador, que convoca a la suma de voluntades y esfuerzos, porque necesitamos escuchar las voces y propuestas de todas y todos para encontrar solución a los problemas del estado.

Añadió que en vísperas de que rinda protesta como gobernador constitucional el 01 de octubre, seguirá trabajando en la búsqueda y construcción de “soluciones racionales, prácticas, humanitarias y, sobre todo, emanadas del trabajo conjunto con la sociedad civil michoacana”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.