El cuerpo sin vida de un tecuán fue localizado en el municipio de La Unión, del estado de Guerrero, lo que causó expectación y críticas de los vecinos.

El cadáver del felino apareció tirado el suelo donde se percibía la sangre, en las cercanías del acceso a un potrero, en las inmediaciones del poblado Lagunillas.

En un principio se creyó que había sido atropellado; pero, según los habitantes tenía una lesión por bala en la cabeza.

Uno de los ciudadanos identificado como José Sánchez, dijo que la gente debe ser más responsable, ya que es una lástima que haya muerto ese animal que es tan difícil de encontrar.

Se trata de un ocelote o tecuán (Leopardus pardalis) que habita en los bosques tropicales, es una especie de mamíferos carnívoros de la familia Felidae. Se encuentra ampliamente distribuido en América.

Por la belleza de su piel, este felino ha sido uno de los más perseguidos por los cazadores furtivos. Asimismo es víctima de ataques por supersticiones de algunos ciudadanos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.