Infalible la construcción de acuerdos y consensos en el legislativo federal

El legislativo federal en el Senado de la República se ha consagrado como el vehículo de consolidación del proyecto de la Cuarta Transformación

0
150

Hagamos una introspección de los hechos que, desde el legislativo federal, han trascendido para cimentar una base sólida de reformas, iniciativas y leyes que han tenido como objetivo el progreso y la democratización del país. Este estudio, seguramente, será muy sustancioso. Durante tres años se avanzó como nunca antes, eso sí, con proyectos sociales que además de resolver y resarcir parte de la problemática del territorio, dan certeza a comparación de lo que pasó hace años con un modelo conservador.

Así, el legislativo federal en el Senado de la República se ha consagrado como el vehículo de consolidación del proyecto de la Cuarta Transformación. Su influencia ha sido sustancial y, en la medida que llegó la primera mitad del sexenio, fue trascendental. Casi casi el elemento primordial.

En el presente, se acaba de aprobar el mecanismo o la ley secundaria de la Revocación de Mandato. Recordemos la situación que prevaleció hace poco en la comisión permanente; no se alcanzó un acuerdo y tuvo que llegar el periodo ordinario. Es una realidad que, esa coyuntura, llegó a un punto sólido a través del consenso y la negociación por conducto del presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, Ricardo Monreal.

Además de eso, es sabido que fue él quien propició las condiciones y el escenario perfecto para dar salida, de una vez por todas, a un asunto que apremiaba por los tiempos y, sobre todo, por la certeza se sentar las bases de una auténtica democracia que está proyectando el presidente López Obrador.

Ese mecanismo tiene como propósito la participación ciudadana, aunque, también, legitimar la gobernabilidad a través de un instrumento democrático. Por ello el interés. Hubo necesidad de platicar con todas las fuerzas; esa cercanía y contacto con los liderazgos de las distintas fracciones permitió tender los puentes de interlocución.

Fue así que la concordancia, aunque también las inquietudes, se disiparon. No fue fácil. El tema salió por consenso, no sin antes discutirlo hasta agotar y desahogar el asunto.

Eso permitió superar las diferencias. Se aceptó una pregunta en términos de concepción positiva y negativa que, llegado el momento, resolverá la propia sociedad civil a través del referéndum, pero acotando un solo cuestionamiento de si continúa o no Andrés Manuel López Obrador como presidente constitucional. Muy explícito el cuestionamiento.

Eso hay que reconocerlo: fue clave la capacidad y el poder político de Ricardo Monreal. Se confirmó que él, como su compromiso al tratarse de temas de índole trascendental, es infalible. Hay factores que tienen injerencia directa en estos rubros. El coordinador de los senadores de Morena es una de ellos.

El asunto lo llevó a buen puerto. Fue el diálogo y el consenso los principales elementos. El argumento era un solo objetivo: darle certidumbre a la sociedad tanto en el legislativo, como en su toma de decisiones.

Una vez más ratifica su poder Ricardo Monreal.

¡El pueblo pone y el pueblo quita!

Gana el pueblo. Triunfará la democracia, eso sí, como uno de sus principales pilares legislativas en la imagen de Monreal.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.