Ante la falta de pago de las últimas dos quincenas, propias del mes de agosto, a los 28 mil docentes de nómina estatal en Michoacán, la sección XVIII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) amagó con endurecer las acciones de lucha, toda vez que desde el gobierno del estado no se da certeza en el tema salarial y existen negociaciones en las que no participa esta fracción del magisterio.

Tras reconocer que, el pasado viernes, representantes del ala “Poder de Base” de la CNTE se sentaron a negociar con el titular de la Secretaría de Gobernación de México, Augusto López, así como el gobernador electo de Michoacán, Alfredo Ramírez Bedolla, el secretario técnico de Gestoría de la sección XVIII, Jairo Mandujano Ortega, advirtió que las movilizaciones se intensificarán al interior del estado ante la falta de voluntad de negociar con la base docente “legitima”.

“No sabemos que temas se trataron, nosotros nos hemos reunido con el equipo del gobernador electo en cuatro ocasiones y no se le da solvencia al tema magisterial, (…) en esta reunión a la que no fuimos convocados quien sabe que temas se trataron, pero el pago de nómina no ha llegado”, acotó.

Jairo Mandujano explicó que, será el día de mañana cuando representantes de las 22 regiones del estado se reúnan en un pleno seccional para decidir la ruta de lucha a seguir; mientras que la toma de las vías férreas persiste en el municipio de Uruapan desde hace 38 días.

Refirió que, según los últimos datos dados a conocer por la Secretaría de Educación en el Estado (SEE) a los profesores, se prevé el pago de la primera nómina del mes de agosto para la quincena del día 15 de septiembre, mientras que los salarios de las quincenas 16, 17 y 18 quedarán pendientes de ser liquidadas por el gobierno entrante.

El gobierno de Michoacán adeuda a los 28 mil docentes de nómina estatal lo equivalente a las dos quincenas del pasado mes de agosto, deuda que asciende a los 859 millones de pesos, esto sin contar el adeudo que persiste por concepto de bonos del año 2020, por un valor estimado de 651 millones de pesos, y retroactivo del incremento salarial que no se ha pagado desde enero de este año.

En consecuencia, el secretario técnico de Gestoría lamentó que ya existan compañeros que debido a la falta de pago estén hasta el “tope” de deudas e inclusive haya quienes estén en riesgo de perder su casa por no poder pagar lo correspondiente a los pagos de hipoteca.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.