De nueva cuenta gente que se identificó como pobladores de esta localidad de Aguililla generaron ataques en contra de los soldados del 30 Batallón de Infantería que se encuentran destacamentados en esta población, a quienes los civiles les arrojaron bombas molotov en represalia por la inseguridad que afirman vivir.

Como se recordará, la problemática de Aguililla reside en la pugna entre grupos delincuenciales rivales. Por un lado están los llamados Cárteles Unidos y por el otro el Cártel Jalisco Nueva Generación. Ambos bandos luchan por tomar el control de esta región y en su intento ha quedado atrapada la gente inocente.

A consecuencia de esta pelea los criminales han destrozado varios tramos de la carretera Aguililla-Apatzingán y aunque parezca increíble mantienen retenes para que los pobladores no se surtan de mercancías ni obtengan otra clase de servicios como los de salud, esto con la finalidad de que no beneficien ni a uno ni a otro grupo criminal.

Los maleantes actúan ante la ineficacia del Gobierno Federal de garantizar la tranquilidad de la ciudanía, así opinan quienes residen en la zona. Debido a ellos varios aguilillenses han caído en la desesperación y mantienen un plantón a las afueras de la base del 30 Batallón, a cuyos efectivos les exigen marcharse del área si no combaten a la delincuencia organizada.

Los habitantes urgen al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, el cese de la política de “abrazos y no balazos”. En medio de estas protestas de nueva cuenta los inconformes arrojaron bombas molotov en contra de los soldados que están en el cuartel de la cabecera municipal para tratar de echarlos del pueblo si no actúan en contra de los sicarios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.