El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, aseveró que no existe ningún tipo de cerrazón por parte de su administración en los trabajos de entrega- recepción de la administración estatal, tal y como acusó el mandatario electo, Alfredo Ramírez Bedolla.

Justificó que, debido a que el 15 de agosto, fecha en que debió iniciar la entrega de la administración, cayó en día domingo, no se comenzó de inmediato con las mesas de diálogo, no obstante, negó una intención de por medio.

Aseguró que entre el día de hoy y mañana, los titulares de cada dependencia comenzarán los trabajos de entrega de las unidades programáticas del estado, pues desde el gobierno de Michoacán se tiene una comisión conformada desde hace más de un año.

Nosotros estamos listos, yo lo que le digo al presunto ganador es que no coma ansias, el término de mi gobierno es el 30 de septiembre y vamos a entregar con orden y transparencia.

Aureoles Conejo enfatizó que aún persisten impugnaciones en materia electoral que pudieran darle un revés a Alfredo Ramírez como gobernador electo, sin embargo, reconoció que debe entregar a quien el Tribunal Electoral del Estado de Michoacán ratificó como ganador de la contienda.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.