El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, culpó al Gobierno Federal de la situación de violencia que se vive en la Tierra Caliente del estado, pues insistió que el mandato federal es “abrazos y no balazos”, por lo que admitió que no se trabaja en operativos armados ni la captura de líderes criminales.

Señaló que el Gobierno del Estado está listo para tomar acciones más efectivas que llevar apoyos sociales y despensas a la población de Aguililla y Buenavista Tomatlán, sin embargo, se dijo impedido por órdenes de la presidencia de la República.

Podemos llevar despensas y colocarles un banco, pero al final del día no se va a resolver el problema porque lo que subyace en intereses de carácter delincuencial, (…) lo que sucede es que están metida una célula criminal que quiere apoderarse del municipio, y de la región, y otra más que están disputándose al mismo territorio y que a la población la usan, mujeres, niños, adultos mayores.

El jefe del ejecutivo estatal refirió que este ha sido el modus operandi de las células delictivas en los últimos meses, por lo que descartó que presuntos grupos autodefensas se estén levantando en distintas zonas del estado.

En este sentido, afirmó que las acciones efectuadas por un grupo de civiles quienes se enfrentaron con militares de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) es una estrategia de los criminales para sacar a los uniformados del pueblo y actuar sin consecuencias, mismo caso de las carreteras trozadas para Tepalcatepec.

Aunque reconoció la manera de trabajar de los grupos delictivos, el gobernador se negó a actuar en contra de los mismos hasta que el Gobierno Federal no autorice la intervención de las fuerzas armadas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.