Para el alcalde de Morelia, Humberto Arróniz Reyes, el triunfo de Alfonso Martínez Alcázar como presidente municipal electo fue resultado de “buena mercadotecnia para vender un producto malo”, pues aseguró que aunque la ciudadanía ya lo habría probado pudo más la inversión de recursos que las acciones.

A escasos días de comenzar el periodo de entrega – recepción de la administración municipal, el edil reconoció que se sintió herido por los morelianos al no privilegiar con su voto la continuidad de la Cuarta Transformación en Morelia, no obstante, resaltó que los motivos no fueron una preferencia política por la derecha.

“Yo lamento que en este país se compren votos, puedas hacer una elección escandalosamente desigual, donde inviertas millones de pesos más que tus adversarios y que haya una autoridad electoral que no permita que Raúl Morón compita, pero que no se enteren qué hay millones de pesos en una elección desigual”, refirió.

El munícipe destacó que en el escenario político actual aún persisten aquellos viejos mecanismos mediante los cuales se posicionan a personajes que no cumplen con las características para ser buenos gobernantes y que debido a una maquinaria electoral detrás de ellos ganen elecciones.

Sin embargo, negó que exista “un trago amargo” por parte del actual Gobierno de Morelia por entregar la administración al equipo de Martínez Alcázar, pues ante todo se privilegia la política en favor de la ciudadanía.

Con respecto al avance en el proceso de entrega – recepción del gobierno municipal, explicó que esperarán a que pase el tercer informe de gobierno para terminar el ordenamiento de todas las áreas de la administración y comenzar de manera formal con los trámites correspondientes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.