Morelia para Alfonso Martínez; en Uruapan gana Morena con Ignacio Campos

Las dos ciudades más grandes del estado

0
380

Hace una semana ya teníamos en mano algunos resultados preliminares que iban arrojando una lectura evidente de aquellos que comenzaban a despegar y mostrar distancia de sus principales rivales. En general, hubo varias sorpresas que parecían favorables para algunas fuerzas políticas, sin embargo, en determinadas partes el efecto de los partidos influyó en los distritos, ayuntamientos y gubernatura.

Fue entonces que observamos Zamora, Morelia, Uruapan y Pátzcuaro. El segundo y el tercero, los municipios más grandes en población y padrón electoral de sus respectivas ciudades. En la capital del estado de Michoacán se había asegurado con anticipación que, Morena, ganaría.

De acuerdo con un sondeo de consulta Mitofsky, Iván Pérez Negrón adelantaba en las proyecciones por un margen holgado; no obstante, en el día de la votación el papel se revirtió, o simplemente la metodología de la casa metodológica falló como es muy común en las evaluaciones recolectadas.

Ganó Alfonso Martínez con una ventaja muy amplia. Por ello, Morena y el gobierno municipal que gobierna no garantizó nada: la sociedad terminó de inclinarse por otra fuerza política que, en una etapa, ya había gobernado. Vale la pena señalar eso, porque Morelia se ha caracterizado siempre por un voto diferenciado; hace tres años arrasó la coalición Juntos Haremos Historia y, hoy por hoy, la voluntad se fragmentó.

Algunos optaron por respaldar a la coalición, y otros más a Morena. Eso es, ni más ni menos, la manifestación clara de un voto cruzado.

Valió más la imagen de cada perfil que la marca de un partido, al menos en Morelia.

A diferencia de Morelia, Uruapan vivió una etapa distinta. Ahí ganó Morena con una ventaja sólida. Más de cinco mil votos considerando que, en algún momento del conteo de sufragios, la disputa se dividió, no obstante, Regeneración Nacional terminó por despejar y, Nacho Campos, se alzó con el triunfo. Sentó un nuevo precedente en aquel territorio que, en los últimos años, había tenido una hegemonía perredista.

Pienso que, en el caso particular del segundo municipio más grande del estado, influyó mucho el potencial del perfil de Morena. Ignacio Campos fue anteriormente diputado Federal. Al ir pasando su proceso legislativo se enfocó muchísimo en su territorio; abrió una casa de gestión y constantemente recorría lo ancho y largo del territorio.

Prácticamente hizo un periodo de construcción territorial que fue sumando en el paso muchos cuadros y liderazgos. Y si a eso le sumamos su papel clave en San Lázaro, surgen más elementos para fundamentar la victoria.

Entonces, por primera vez, Morena gobernará el municipio. Habrá alternancia durante tres años que dura la gestión. Hay una enorme expectativa que la sociedad depositó en Ignacio Campos Equihua que llega con muy buenas credenciales.

Y para finalizar el análisis de esta columna, está el caso de Pátzcuaro y Zamora, otros de los distritos más importantes del Estado en los que habrá igualmente alternancia de poderes. En ambos ganó un partido distinto. En el primero quizá a muchos le causó estupor; FxM dio el campanazo y venció a Morena y a Víctor Báez que, tal parece, perdió mucho terreno.

Lo mismo ocurrió en Zamora donde la coalición que encabezó el PT fue derrotada en las urnas; allí, se impuso la alianza Va por México que consiguió frenar a una estructura política sólida.

Justamente ese es el punto central de esta columna: el voto diferenciado. Tratándose de los distritos más importantes del estado, destacamos Morelia y Uruapan que, en esta elección, se pusieron en el centro del análisis y la discusión. Considerando la trascendencia y los pronósticos que con antelación daban su lectura, no hay sorpresa: ganó Alfonso Martínez en la capital y venció Ignacio Campos a la coalición que encabezó el PRD con una ventaja importante.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.