El consejero presidente del Instituto Electoral de Michoacán (IEM), Ignacio Hurtado Gómez, consideró que sería normal y basta benéfico que los resultados de las votaciones para la gubernatura del estado se judicialicen, toda vez que se podrían disipar dudas de posibles incidencias que llevarán a la nulidad de alguna de la más de seis mil casillas o hasta de la elección como tal.

En entrevista, el consejero explicó que una vez que se termine el cómputo de los votos, el resultado de la contienda deberá ser validado por el Tribunal Electoral del Estado de Michoacán (TEEM), y una vez aprobado será posible que, cualquier partido interesado presente un juicio de inconformidad.

“El proceso de judicialización en nuestra vida democrática es muy normal, para eso está los tribunales, es mucho mejor y más preferible que referir los conflictos post electorales en los 80’s y 90’s, la ruta de la judicialización es preferible, que vayan y peleen con argumentos y con pruebas en los tribunales y que ellos resuelvan”, manifestó.

Al corte de esta redacción 15 de los 24 consejos distritales culminaron el cómputo de votos de la elección a la gubernatura de Michoacán, con nueve distritos pendientes se espera que para este viernes 11 de junio se culmine el conteo y se tenga, de manera preliminar, un ganador de la contienda; los resultados serán públicos el domingo 13 de junio, en el cómputo estatal.

Sin embargo, acorde a los resultados Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), el ganador de la gubernatura de Michoacán es el abanderado de la coalición del Partido del Trabajo (PT) y Morena, Alfredo Ramírez Bedolla, con el 41.5 por ciento de los votos, una diferencia de 2.5 por ciento en comparación a Carlos Herrera Tello, con el 39 por ciento de la preferencia electoral.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.