Andrés “N”, presunto feminicida serial de 72 años detenido en el municipio de Atizapán, Estado de México, fue trasladado al penal Tenango del Valle, pues reos de Barrientos habrían intentado asesinarlo, de acuerdo con el abogado de la familia de su última víctima, Sergio Baltazar.

“Había, al parecer, sufrido un atentado, creo que le querían ahí también privar de la vida dentro de ese centro penitenciario. No se tenían las medidas de seguridad necesarias, entonces la directora solicitó hoy audiencia para que fuera trasladado a otro centro preventivo. Muchos reos se enteraron y quisieron atentar contra su vida”, dijo Baltazar, quien representa a la familia de Reyna González, de 34 años.

La Secretaría de Seguridad del Estado de México confirmó que por medidas de seguridad, el sujeto fue llevado de Barrientos a Tenango.

Familiares y autoridades identificaron el miércoles a otras dos posibles víctimas de Andrés “N”, quien dice haber cometido hasta 30 asesinatos en 20 años.

En el cateo de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM), las autoridades hallaron el martes de la semana pasada documentos de identidad de Flor Ninive Vizcaíno, desaparecida en 2016 a los 38 años de edad, y de Rubicela Gallegos, ilocalizable desde 2019 a los 32 años de edad.

Ambas mujeres, desaparecidas en el vecino municipio de Tlalnepantla, se sumarían a Reyna González, de 34 años, cuyo cuerpo apareció desmembrado en el domicilio de Andrés “N”.

El caso de Gallegos trascendió porque su familia, originaria de la norteña ciudad de Monterrey, la buscaba desde hace dos años y se percató del descubrimiento a través de las redes sociales.

“Hasta ahorita de parte de alguna institución del Gobierno no hay ningún comentario, ninguna noticia de ningún tipo, nosotros nos informamos por medio de la redes sociales”, contó su padre Armando Gallegos al telediario local.

La detención de Andrés “N” ocurrió el martes, cuando la Fiscalía estatal consiguió una orden de arresto.

Además del cuerpo descuartizado de González, los peritos hallaron diversos restos óseos, tarjetas de identidad, ropa, calzado y bolsas de mujer, además de otros indicios como libretas con varios nombres y casetes de videos con presuntas grabaciones de los asesinatos.

Al momento de su detención, el hombre expresó haber cometido 30 feminicidios en los últimos 20 años, pero la autoridad no lo ha confirmado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.