A prácticamente un año del inicio en el estado de la epidemia por COVID-19, el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo aseguró que al inicio el gobierno federal, encabezado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador lejos de apoyar dejó solo a los estados.

Además refirió que no hubo poder humano que lograra durante este tiempo cambiar la actitud del Presidente de México ante la situación que se vive, pese a que incluso ya se contagió del virus y continúa con pequeñas acciones que no logran una diferencia ante los mexicanos, como cuando no utiliza cubrebocas.

Aprovechó para reprochar que al inicio los alcaldes de Lázaro Cárdenas, Itze Camacho Zapien y de Morelia, en ese entonces, Raúl Morón Orozco se hayan opuesto a las primeras medidas sanitarias dictadas por el Gobierno de Michoacán para contener los contagios, y que de haber sido diferente su postura, estas no hubieran sido de las ciudades más afectadas por el SARS-CoV-2 en cuanto a número de casos positivos y personas fallecidas.

En este sentido Aureoles Conejo enfatizó que fue una irresponsabilidad de estos alcaldes al negarse a acatar las medidas sanitarias que fundamentadas en conocimientos técnicos y médicos de pusieron en marcha en el estado, tales como el decreto de aislamiento obligatorio y la Ley para el uso obligatorio del cubrebocas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.