La apuesta de la 4T en la nueva legislatura

Se perfilan rostros jóvenes, pero con muchísima experiencia en la administración pública.

0
381

Andrés Manuel López Obrador ha reivindicado la política en nuestro país. En los últimos tres años se ha transitado un nuevo paradigma en el quehacer constitucional; el poder legislativo se convirtió en el principal epicentro de cambio en la agenda. Desde allí, se demostró que, con convicción y principios, hubo modificaciones y leyes sumamente fundamentales. Por esa razón, la 4T apostará por cartas que durante un largo periodo, han demostrado esa responsabilidad y sean aliados de la transformación en los congresos locales y federales.

Se perfilan rostros jóvenes, pero con muchísima experiencia en la administración pública.

Dado que estamos en la antesala del nuevo ciclo electoral, y particularmente las posiciones para competir en ella, están arrojando una lectura clara. Los pronósticos, aunque no dejan de ser proyecciones, arrastran un fundamento sólido acerca del pulso de la sociedad. De allí tomamos el balance que, en cada municipio y distrito, experimenta la contienda interna; los vientos soplan favorables tratándose de un perfil sumamente competitivo.

Destacado en su labor, Antonio Medina espera que el resultado sea favorable. Así lo indica la lógica; la información fluye de manera frontal y posee una sinopsis de la opinión pública en la que la balanza se inclina a su favor. Tuvo en sus manos la oportunidad de registrarse como aspirante a la diputación local por el distrito de Coalcomán, y forzosamente, fue necesario realizar un análisis de las posibilidades.

Quizá, el título de esta columna, tenga el reconocimiento del ¿por qué la razón de respaldar esa hipótesis? Para empezar, nada suena extraño: Antonio Medina se ha ganado un lugar importante en la política de la demarcación. Por ello, no sería la excepción que, el autor de muy buenos resultados en el territorio de Chinicuila, esté en la antesala de la candidatura y posteriormente como congreso local de Michoacán.

Su registro levantó buena aceptación. A eso se le agrega que, desde hace mucho tiempo, sostiene un apoyo fuerte en medio del ejercicio político. Supo canalizar sus virtudes, y ahora le tocó vivir una nueva fase. Quizá la más compleja de su carrera; no obstante, Antonio Medina nos ha demostrado que sus características como funcionario y su liderazgo, son razones suficientes. Además, durante su etapa, acumuló confianza que le fue otorgada; su principal consigna ha sido ayudar, y estando inmerso en el universo administrativo, dejó claro su posición de servir.

Ambas características son clave para el éxito. Por ello, los participantes que se sometan al proceso interno, deben poseer una serie de cualidades que reafirmen, en primera, una responsabilidad con la agenda del presidente López Obrador. Como mandatario municipal, Antonio Medina supo gobernar con esa visión; logró importantes avances con principios de austeridad, pero, también, anteponiendo las prioridades a las que se les tuvo que invertir sin escatimar.

Por ello, y frente a la situación que atraviesa el país— en la que se ha sembrado la semilla de la Cuarta Transformación, se asoma Antonio Medina. No hay duda que será abanderado y después diputado; posee un quehacer sustancial. En este sentido, sabe tomar decisiones; tiene amor por Michoacán; está sumamente preparado; su participación ciudadana es incluyente; domina los temas de la agenda pública, entre muchas otras cosas medulares. De esta manera, sería un congresista muy productivo, capaz de impulsar y proponer leyes y modificaciones con un criterio que, desde sus

distintas ópticas, rinda buenos frutos. Así que, con todos los pronósticos a su favor, de un momento a otro pueden destapar al presidente municipal con licencia como candidato de la 4T.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.