Luego del anuncio del gobernador, Silvano Aureoles Conejo, de un posible regreso a clases toda vez que los contagios de Covid-19 continúen a la baja, el secretario general de la fracción Poder de Base de la sección XVIII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), Benjamin Hernández Gutierrez, aseguró que en el estado no existen condiciones para reaperturar las escuelas debido a que la pandemia continúa al alza, además de que esta decisión debe ser consensuada con los padres de familia.

Explicó que son los padres de los niños, al menos en el nivel básico, quienes deben autorizar el regreso a las aulas, pues queda en juego la salud de los estudiantes, mientras que dijo desconocer algún municipio que esté en las condiciones sanitarias para poder reaperturar los centros educativos.

“Ellos plantean que sean las escuelas que están en municipios con bajo nivel de contagios, pero nosotros no sabemos si hay ciudades en semáforo verde, (…) plantean tener este dato en abril, pero todavía hay un nivel alto de contagios en todo el estado”, afirmó.

Además, Hernández Gutiérrez reconoció que existe un número sin precisar de docentes que se niegan a ser vacunados, siendo esta una condicionante expuesta por Silvano Aureoles para el regreso a clases presenciales.

Explicó que en el caso de los docentes mayores de 60 años, al momento de inscribirse en la plataforma se les quiso obligar a jubilarse, tema al cual se oponen, además de qué hay quienes tienen miedo de ser vacunados ante la posibilidad de que puedan presentar reacciones adversas.

En rueda de prensa, el mandatario estatal Aureoles Conejo, refirió que si los contagios van a la baja y los 12 mil docentes, que se tienen censados que se encuentran condiciones de riesgo de padecer por el Covid-19 se vacunan, el regreso a las aulas podría darse en los próximos meses.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.