A petición de la Fiscalía General del Estado (FGE) de Michoacán, el juez de control, Fernando Hernández, autorizó una prórroga por 60 días a la etapa de investigación, en torno al asesinato de la joven docente Jessica González Villaseñor, a manos del presunto homicida, Diego Urik “N”.

En audiencia virtual, el ministerio público, Jesús Vázquez, explicó que se solicitó prórroga al periodo de indagatoria debido a que existen al menos 23 indicios que continúan faltos de dictámenes médicos y forenses, entre los cuales se encuentran raspados vaginales, ropa, pruebas de sangre en un vehículo vinculado al caso y comparativos con el material genético del imputado.

Fotografía 📸: Rodrigo Sandoval/PCM Noticias

Agregó que hacen falta incorporar a la carpeta de investigación estudios periciales solicitados desde el pasado mes de noviembre, datos celulares de José Jahir Ruíz Campos, amigo de Diego, quien se presume estuvo en comunicación con él y sabía del homicidio de Jessica, así como videograbaciones de domicilios particulares y cámaras del Centro Estatal de Comando, Comunicaciones, Cómputo, Control, Coordinación e Inteligencia (C5i).

Ante la petición, en respaldo de la defensa de las víctimas — Verónica Villaseñor Ferreira y Cristo González Villaseñor, familiares de Jessica — y la defensa del imputado, el juez concedió la ampliación a la etapa de investigación por dos meses, culminado el 1 de abril del presente año.

En la primera audiencia en contra de Diego Urik por el feminicidio de Jessica González, el pasado 1 de octubre de 2020, el mismo juez de control dictaminó que la etapa de investigación concluiría en un periodo de cuatro meses, por lo que la Fiscalía solicitó explicación al plazo el pasado 27 de enero.

Fotografía 📸: Rodrigo Sandoval/PCM Noticias

Jessica González Villaseñor fue reportada como desaparecida el pasado 21 de septiembre de 2020, tras salir de su hogar en la calle Mártires de Plaza Morelia, al borde de las 17 horas; cuatro días después, el 25 de septiembre, la FGE informó del hallazgo del cuerpo de la joven docente en un predio al sur de la capital del estado.

Tras una investigación de los hechos, la FGE emitió una alerta de búsqueda a Diego Urik “N”, quien fuese señalado como principal sospechoso de la muerte y desaparición de Jessica, el 30 de septiembre fue capturado en la ciudad de Cihuatlán en el estado de Jalisco, para comenzar su proceso penal.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.