El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo consideró como un exceso por parte de la Secretaría de la Función Pública la inhabilitación por 10 años de Alfredo Castillo Cervantes, luego de que omitiera declarar de 2014 a 2016 seis cuentas bancarias a su nombre y de su esposa en las que tenían más de 18 millones 300 mil pesos.

Además, al ser cuestionado sobre el paso de Castillo Cervantes por la entidad, refirió que aquí no existen investigaciones en su contra ya que se trató de una encomienda directa del Presidente de México mediante el decreto de creación de la Comisión para la Seguridad y Desarrollo Integral en el Estado de Michoacán, por lo que no se trató de un empleado del gobierno estatal.

Incluso Aureoles Conejo reconoció a Castillo Cervantes por restarle poder a las organizaciones criminales de Tierra Caliente, concluyendo que tampoco fue pertinente su salida de Michoacán ya que aún no estaba completo su trabajo, pues el siguiente paso era depurar a los reductos infiltrados en los grupos de autodefensas, incluidos en la Fuerza Rural, Fuerza Indígena, Fuerza Ciudadana y Policía Estatal Preventiva.

En este sentido, sobre las declaraciones que el gobernador hizo en 2018 en torno a que Alfredo Castillo con su trabajo había empoderado a Los Viagras, refirió que se trataba de una conclusión a la que llegó debido a que no había completado su trabajo en el estado, antes de haber sido retirado de su encomienda por el Presidente de México.

En torno a los señalamientos que versan sobre a la actuación de Alfredo Castillo Cervantes en su actuación en Michoacán, el gobernador se limitó a referir que operó de acuerdo a las facultades que el decreto presidencial le confirió.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.