La Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, aseguró que el caso de las 19 personas que fueron calcinadas en Reynosa, Tamaulipas “por ningún motivo” es igual a lo que sucedió en la masacre de San Fernando en 2010 en la que asesinaron a 72 migrantes en esa misma entidad.

En la conferencia mañanera de Palacio Nacional, explicó que no se pueden comparar los casos  como lo hizo la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) porque se está avanzando en las investigaciones de manera contundente y no se permitirá que exista impunidad.

“Por ningún motivo es igual que lo que sucedió en San Fernando, todos los días a partir de lo que sucedió este evento hemos estado en el gabinete viendo los avances que se tienen. Te puedo decir con mucha seguridad que se ha avanzado y muchísimo (…) estas investigaciones tienen que llevarse a cabo en la mayor de las secrecías”, explicó.

Sánchez Cordero mencionó que una de las prioridades de la federación en torno a este caso será también la identificación de los cuerpos calcinados “pero aseguro algo, no es un San Fernando porque estamos avanzando en la investigación”.

Tras darse a conocer el hallazgo de los cuerpos la ONU-DH señaló que “estos hechos recuerdan a las masacres ocurridas en San Fernando, Tamaulipas, en 2010, y Cadereyta, Nuevo León, en 2012, donde los familiares de las víctimas siguen en búsqueda de verdad, justicia y reparación”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.