Sobrepasan las 12 horas del mediodía, el calor del sol de enero repentinamente se vuelve insoportable. Mientras que el tránsito de ida y vuelta sobre la calle Carlos Rovirosa parece despejarse por tan sólo unos segundos, pues a la vuelta de la esquina un nuevo automóvil, camioneta o taxi está esperando el acceso a la gasera Infra, sitio de visita diaria de cientos de morelianos y foráneos, que ante la falta de espacio en los centros médicos para atención a pacientes Covid-19 decidieron cuidar a sus enfermos ellos solos.

Si bien por las mañanas las filas se vuelven inmensas dándole la vuelta a la colonia Guadalupe, después de las 11:30 horas la espera tarda sólo unos minutos. Entras, pagas, entregas tu tanque y en un abrir y cerrar de ojos estás listo para regresar a casa y atender a quienes más lo necesitan.

Fotografía 📸: Contraluz

Aun cuando la ciudad de Morelia no ha presentado una escasez de oxígeno medicinal, la realidad es que la demanda por el químico vital subió de manera estrafalaria, pues en un periodo de media hora más de 20 vehículos y personas a pie ingresan a la gasera a realizar la compra del insumo. Si promediamos estas cifras, podríamos decir que más de 350 personas acuden tan sólo a esta sucursal de Infra de manera diaria.

Es todo un desafío, porque, aunque si hay oxígeno, no se trata sólo de eso, hay que conseguir los tanques para rellenar, ya sea comprados, prestados o fiados, y el estar viniendo de manera diaria a formarse (…) yo tengo ocho días que vengo aquí todos los días, señala Martina Vega, al tiempo que espera en la fila para el pago de la recarga de su tanque de tres litros.

Desde hace varias semanas comenzaron a circular en redes sociales, decenas peticiones y ofertas ante la necesidad de la población de conseguir tanques de oxígeno. La realidad de la pandemia llegó a Morelia. Hospitales al tope de pacientes, enfermos muriéndose en sus hogares y familiares desesperados por conseguir la salvación de sus seres queridos, sin importar el costo.

Fotografía 📸: Contraluz

Martina por su parte, asegura que mientras su madre estaba internada en un centro médico de atención privada, pagó alrededor de 30 mil pesos en siete días, mientras que las recargas diarias de oxígeno de su tanque de tres litros le cuestan 531 pesos.

Así como el costo de los tanques, el oxígeno medicinal también ha aumento su precio, la recarga de un tanque de 10 litros cuesta $885 pesos, mientras que para los cilindros portátiles el relleno ronda sobre los $200 pesos, el precio de venta se eleva desde los cinco mil 190 hasta los 15 mil 600 pesos, cuando meses atrás podías encontrar un cilindro por el orden de los dos mil 500 pesos.

Fotografía 📸: Contraluz

Mientras hay quienes la cuenta se les eleva día con día y se ven preocupados por los gastos y el mantener a sus seres queridos con bien, hay otros que aseguran pagarían lo que fuese necesario para que la familia se mantenga unida. Tal es el caso de Francisco.

El hombre, de unos cuantos pelos canos, afirma que el precio por recarga de cilindro no le parece tan elevado y contrario a ello, menciona que, aún cuando ésta es su primera vez comprando oxígeno medicinal, lo haría las veces que sea necesario con tal de que su padre disfrute los años que le quedan de vida.

Fotografía 📸: Contraluz

Antes de abandonar el recinto, una especie de bodega que se ha convertido en el epicentro de la esperanza para los morelianos, aconseja a la ciudadanía que respete las medidas sanitarias, que evite salir de sus hogares y que se tomen la enfermedad en serio, pues lamenta el momento en el que él y los suyos no lo hicieron.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.