La Secretaría de la Función Pública (SFP) pidió al Órgano Interno de Control de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) investigar una presunta “vacunación clandestina”; sin embargo la SRE negó que los funcionarios públicos se hayan vacunado, ya que forma parte del ensayo clínico.

El pasado 18 de diciembre de 2020, la Subsecretaría de Fiscalización y Combate a la Corrupción recibió una denuncia contra la subsecretaria para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, Martha Delgado, y a Javier Jileta, ex director general de Vinculación con Organizaciones de la Sociedad Civil, por dar acceso a dosis de la vacuna de la farmacéutica china CanSino a funcionarios de la administración pública.

Jileta renunció a su cargo como director general para la Vinculación con las Organizaciones de la Sociedad Civil, tras dos años de trabajar en la Cancillería, el pasado 29 de diciembre, 10 días después de que la SFP pidiera a la Cancillería investigar la denuncia.

Los encargados de dicha denuncia aseguraron que la información se obtuvo a través de un correo desconocido y de manera anónima, por lo que no se sabe “en que términos va”.

Asimismo, la encargada de los ensayos clínicos de la vacuna CanSino en México, Annette Ortiz Austin -directora de Epic Research- negó que lo anterior fuera cierto y aseguró que forma parte de la tercera fase clínica de dicho antídoto.

Se sabe, con base en el oficio SFCC/200/273/2020, que se acusa a Martha Delgado y al exfuncionario público de privilegiar la vacunación de diversas personas en las oficinas de Epic Research, la empresa que está llevando a cabo la fase 3 del ensayo clínico de la vacuna china en México desde principios de noviembre, cuya convocatoria fue abierta para el público en general y los funcionarios públicos también podían participar.

“Además, señalan que Martha Delgado, subsecretaria en la Secretaría de Relaciones Exteriores, y Javier Jileta han incurrido en cohecho, utilización indebida de información, abuso de funciones, etc. Al dar acceso a vacunas (no placebo) no autorizadas por Cofepris a diversos funcionarios dentro de la administración pública y convertir ese predio en centro de vacunación no autorizado”, aseguró el subsecretario de la Función Pública, Roberto Salcedo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.