La defensa del exgobernador priista de Chihuahua César Duarte aseguró a una Corte Federal de Estados Unidos que la vida del político “estará en peligro” si es extraditado a México, donde está acusado de desvío de dinero y delitos electorales.

El comienzo del juicio de extradición de Duarte, detenido desde julio de 2020 en Miami, Florida, estaba previsto para este jueves, pero la jueza a cargo del proceso lo suspendió el miércoles y hasta el momento no ha programado una nueva fecha.

“Duarte posee evidencia no refutada de que su vida corre grave peligro si regresa México”, señala su defensa en una moción presentada a la jueza Lauren Fleischer Louis, publicada este jueves.

El exgobernador mexicano, que enfrenta cargos de peculado y asociación para delinquir, ha alegado “persecución política” de su sucesor en el cargo, el panista Javier Corral.

“Corral no solo ha acusado falsamente al Sr. Duarte de ser un informante contra los cárteles de la droga en su permanencia en Estados Unidos, sino (que) su asesor político principal también admitió que el Sr. Duarte sería asesinado al ser encarcelado en México”, señala el documento.

La moción es la respuesta a los alegatos de la Fiscalía de Estados Unidos, que representa al gobierno de México en este caso, los cuales fueron presentados por el fiscal Jason Wu.

La defensa de Duarte asegura también que el propósito de Corral ha sido solicitar la extradición de Duarte durante los últimos tres años “para distraer la atención de su pobre desempeño y mejorar su carrera política, incluso en su búsqueda de la presidencia mexicana”.

En el documento, los abogados piden a la jueza “desestimar” la certificación para su extradición, aludiendo que hay una “falsa equivalencia” en el cargo de peculado.

El texto señala que el delito mexicano de peculado no es equivalente al de “malversación de fondos” en Estados Unidos y, por tanto, “no puede satisfacer el requisito de doble incriminación”. El peculado “carece de un elemento de intención”, agrega.

La defensa de Duarte subraya que no se ha demostrado que “la conducta involucrada sea delictiva en ambos países.”

De igual forma, argumenta que no hay “causa probable de que Duarte cometió peculado y asociación para delinquir”.

El fiscal Wu ha expuesto que el mexicano, quien permanece en una cárcel de Florida después de que la jueza le negara el beneficio de libertad bajo fianza, perjudicó a una gran comunidad, con transferencias por más de 6 millones de dólares supuestamente realizadas cuando era gobenador a dos empresas en las que era el accionista mayoritario.

El 30 de septiembre pasado, la defensa solicitó “desestimar la denuncia de extradición, argumentando que todos los cargos penales subyacentes a la denuncia están prescritos por los estatutos de limitaciones mexicanos o estadounidenses”.

Durante una posterior audiencia virtual de noviembre, ambas partes analizaron la prescripción de cargos bajo la ley mexicana y la validez de una nota diplomática entregada por el gobierno de México a la Fiscalía estadounidense, en la que se amplían y detallan los cargos contra Duarte.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.