Con la finalidad de garantizar la compensación ambiental y mitigar el impacto generado por la construcción del distribuidor vial en el crucero de Avenida Acueducto y Periférico Paseo de la República, en Morelia, la Secretaría de Medio ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), la Secretaría de Medio Ambiente, Cambio climático y Desarrollo Territorial (SEMACCDET), la Procuraduría de Protección al Ambiente (ProAm) y la Secretaría de Desarrollo Rural y Medio Ambiente del ayuntamiento de Morelia, vigilarán el proceso de esta obra.

Las leyes ambientales que sustentan el actuar de cada una de estas dependencias determinan la competencia de las mismas, es por ello que, al tratarse de obras y actividades contempladas en la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Medio Ambiente, dicha obra es tutelada por la Federación, sin embargo, el municipio y el estado están involucrados en algunos puntos para la evaluación y vigilancia del procedimiento.

El Gobernador Silvano Aureoles Conejo ha priorizado que el desarrollo económico de Michoacán sea sostenible, es por ello que entre las competencias estatales, la ProAm, que encabeza Juan Carlos Vega Solórzano, verificará que el material pétreo utilizado por la constructora provenga de bancos de materiales que se encuentren en operación actualmente, y que éstos, a su vez, cuenten con la autorización correspondiente.

Asimismo, la empresa que genere residuos de manejo especial, como el escombro y otros residuos derivados de la construcción, debe contar con su registro ante la SEMACCDET, además de tener la autorización del plan de manejo y garantizar que los sitios en donde se dispongan los residuos también estén registrados como gestores para la disposición final de los mismos.

Para la realización de dicha obra, la Facultad de Biología de la Universidad Michoacana elaboró un programa de mitigación y compensación de daños asociados a la remoción de arbolado urbano, en el cual se contempla el derribo de éstos, pero también se indica la forma en que habrá de resarcirse el daño mediante la plantación de más ejemplares; asimismo los troncos y follaje retirados serán debidamente procesados para la generación de composta, lo cual estará a cargo del ayuntamiento capitalino.

Además, alrededor de 50 individuos arbóreos serán trasplantados, y atendidos para garantizar su supervivencia, todo ello bajo la supervisión técnica de investigadores de la Facultad de biología de la UMSNH, ello para constatar que este proyecto pueda llevarse a cabo con el menor impacto ambiental posible y generar un desarrollo sostenible.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.