Una turista mexicana subió a la pirámide de Kukulcán en la zona arqueológica de Chichén Itzá, pese a que está prohibido subir esta estructura milenaria desde 2008.

Este domingo, una visitante saltó las cuerdas de seguridad que prohíben el acceso a los turistas y subió los 91 escalones de la pirámide para cumplir una promesa que le hizo a su difunto esposo, “por eso traigo sus cenizas”, explicó al bajar.

Representantes de la zona arqueológica confirmaron que al momento de descender, elementos de seguridad privada la desalojaron de la zona y la entregaron a las autoridades del municipio de Pisté, Yucatán, por faltas administrativas.

Mientras la mujer subía las escaleras de la pirámide, turistas gritaban desde la explanada principal su rechazo o apoyo a la turista.

Fotografía 📸: Especial

De acuerdo con la Ley Federal Sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticos e Históricos, un infractor deberá “ser citado por el instituto competente”, quien dictará la “resolución que proceda”, por lo que también podría ser multado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.