Por haberse contagiado de Covid-19, un camillero del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) fue desalojado de la casa que alquilaba, junto con su familia, desde hace dos años y fue su propia casera quien promovió con los vecinos correrlo del domicilio para “evitar” ser contagiados.

Ante este hecho discriminatorio su esposa promovió una petición en el sitio Change.org para demandar justicia al presidente Andrés Manuel López Obrador y al gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, pues en este último estado en donde se cometieron los hechos.

Jacqueline Quiroz, esposa del hombre agredido, difundió la denuncia en su cuenta de Facebook y relató que Francisco Cabrera García trabaja en el Hospital de Traumatología y Ortopedia, donde resultó infectado de Covid-19, por lo que se aisló; sin embargo, la propietaria de la vivienda que le rentaba en la colonia Las Hadas “sonó la alarma vecinal para que entre ella y todos los vecinos lo sacaran a patadas de la casa, excusándose en que él los iba a contagiar”.

María del Carmen García, madre del hombre de 39 años, informó que el departamento se ubica en el 2614 de la Privada Jabalí, frente a la casa de la dueña Ani Cortés y relató que en plena noche del 25 de diciembre su hijo tenía tos y necesitaba oxígeno y a pesar de eso lo “corrieron como rata”.

En la denuncia, su esposa describió la situación:

“Yo le debo a él mis respetos por la labor que hace, hay muchos pacientes con covid en su trabajo y el se sobreproteje para trasladarlos pero nunca deja de ser humano y trata de que ese enfermo no sufra de más, tratando de platicarle o brindarle una sonrisa en forma de apoyo.

“Es miembro del sectores salud que a tenido que abandonar a su familia para protegerla, llevamos casi 1 año separados, se salió de nuestra casa y de la de su mamá por nuestra seguridad. Mi hija todos los días pregunta por él y le hace videollamadas por que lo extraña demasiado. Se a echo varias pruebas para que con un solo día pueda vernos y convivir con nosotras, aunq sea 1 vez al mes” (sic), relató.

Detalló que le hicieron a su marido “lo peor que se le puede hacer a una persona. La señora Ani Cortes Ocaña (nuestra casera) contadora de la automotriz Nissan sucursal Cholula se atrevió a correrlo de nuestra casa al enterarse que tenía covid. A altas horas de la noche llamó e incitó a todos los vecinos del edificio para que lo corrieran!!! Lo sacaron de nuestra casa a base de insultos, y amenazas. A mis suegros (siendo personas mayores 70 años) no les quedó de otra más que defenderlo y llevárselo”.

Tras denunciar este hecho de discriminación, la mujer aseguró que su esposo “ni siquiera se asomaba por la ventana ni afectaba absolutamente a nadie”, además de que no los dejaron entrar a su casa.

Ayer, personal del IMSS sanitizó el domicilio como apoyo a Francisco y su familia porque a pesar de que la señora les prohibió la entrada “no puede simplemente negarnos el acceso a esa casa donde estamos rentando”, escribió Jake Quiroz en su cuenta de Facebook.

Al respecto, la Comisión de Derechos Humanos del estado de Puebla indicó que iniciará una queja, la cual será remitida al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) por tratarse de un conflicto entre particulares en el que no tiene competencia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.