Luego de la rifa del avión presidencial, el Boeing 787-87, mejor conocido como TP-01 José María Morelos y Pavón y que continuara estacionado en el hangar de la Fuerza Aérea Mexicana del Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México aseguró que la aeronave es demasiado extravagante, motivo por el cual no se ha podido vender.

Esta aeronave que fue rifada en un monto representativo de su costo en 100 premios de $20,000,000 cada uno continúa estacionado y de acuerdo a López Obrador, si fuera un avión normal no costaría trabajo venderlo, pero fue hecho de manera especial para el Presidente Enrique Peña Nieto.

Dijo que un avión que puede transportar a 240 pasajeros lo transformaron en uno que solo pueda con 80, pues recordemos tiene recámaras, oficinas y sillones.

Imagínense comprar un avión que ahora no lo podemos vender porque es extravagante si fuese un avión normal no costaría venderlo, pero fue hecho para el presidente en turno, fue hecho especial, un avión que tiene posibilidad de transportar a 240 pasajeros lo convirtieron en un avión para 80, porque tiene recámaras, tiene oficina y sillones, así que no son las sillas de los aviones comerciales, ahí se iba todo.

El TP-01, placas XC-MEX, realizó 214 vuelos en dos años 10 meses y recorrió 600,000 kilómetros. Su última operación oficial fue a la cumbre del G-20, que tuvo lugar en Buenos Aires Argentina, el 30 de noviembre y 1 de diciembre de 2018.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.