En Morelia la cervecera Heineken tiene en su poder más de mil licencias de funcionamiento de giros rojos, lo que ha propiciado un monopolio en este sentido y son ellos quienes durante años han controlado la proliferación de bares y expendios de alcohol en el municipio, señaló el secretario del ayuntamiento, Humberto Arroniz Reyes.

El funcionario municipal reveló que ya no se les permitirá el pago de la renovación de estos documentos que asciende a los cinco millones de pesos, en números redondos, pese a que esto signifique un ingreso menos a las arcas del ayuntamiento.

Con esta medida se busca hacer que esta cervecera devuelva estos permisos, pues al no permitirles la renovación dejan de tener validez oficial y con ello los ciudadanos beneficiarios estarían incurriendo en la ilegalidad, por lo que de está forma se busca recuperar el control de las autorizaciones a este tipo de giros, que por ley es única competencia de la autoridad municipal, no de una empresa particular.

Otra de las ilegalidades detectadas es que las cerveceras hacen contratos ventajosos que al ser firmados por los ciudadanos, estos hacen una sesión de los derechos de propiedad del documento para que la cervecera disponga de la licencia a su conveniencia lo que además les genera un convenio de exclusividad para que solo vendan sus productos lo que nuevamente sólo beneficia a la trasnacional y su monopolio de locales comerciales.

Durante la actual administración de Raúl Morón Orozco, el secretario del ayuntamiento, Humberto Arroniz Reyes ha iniciado un proceso de revisión y ordenamiento de estos giros que constantemente abren en la capital, por lo que actualmente se encuentran en revisión 845 licencias de tipo C, pues incluso algunas ni siquiera están siendo utilizadas, mientras que 150 ya están a la espera de pasar a Cabildo para ser canceladas de forma definitiva.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.