Los comerciantes de cañas y cacahuates, comida y juegos mecánicos que año con año se instalan en las inmediaciones del templo de San Diego, en Morelia acompañaron esta mañana un recorrido junto a las autoridades de salud y de gobernación de Michoacán para analizar utilizar el Centro de Convenciones y Exposiciones (CECONEXPO) como sede alterna de esta feria popular, sin embargo hasta ahora no existe un consenso entre las partes y los oferentes se niegan a abandonar su espacio tradicional.

Además argumentan que usualmente en la Kermés del DIF se instalan como máximo 180 locatarios, cuando en San Diego son 300 los que ofertan sus productos del 20 de noviembre al 12 diciembre.

En este sentido los cañeros aseguran que no podrán instalarse todas las uniones de comerciantes aunado a que no existe un espacio propicio para la instalación de los juegos mecánicos que también conforman esta feria.

Por su parte las autoridades de salud insistieron en que la recomendación principal es la de no realizar este evento por el riesgo sanitario que significa y el seguro incremento de casos que se registrará en Morelia, sin embargo refirieron que en apoyo a la economía de estos oferentes, se realizará el evento bajo estrictos protocolos de salud.

Por su parte los cañeros señalaron que las vallas que ya están instaladas en los alrededores de San Diego podrían funcionar como un control de acceso guiado y que además garantice que todo aquel que entre sea correctamente sanitizado.

Los comerciantes y las autoridades una vez más acordaron instalar una mesa de negociación a las 17:00 horas donde se espera llegar a un acuerdo que beneficia a ambas partes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.