Una de las vacunas contra el COVID-19 que ha demostrado ser la más segura en personas mayores sanas y provoca inmunidad en su segunda fase de pruebas clínicas es la de la Universidad de Oxford.

Según la revista médica especializada The Lancet, esta solución de Oxford arroja una respuesta inmune contra el COVID-19 en el 99 por ciento de los casos aplicados.

Este preparado de nombre ChAdOx1nCoV-19 fue probado en 560 adultos sanos, de los cuales 240 son de más de 70 años de edad, para observar su impacto en el sistema inmune y posibles efectos secundarios.

Este fármaco genera respuesta de las células T que son capaces de encontrar y atacar celulas infectadas por el virus SARS-CoV-2 a los 14 días de la primera dosis y a los 28 días logra una respuesta de anticuerpos.

Esta vacuna ofrece resultados similares de seguridad e inmunogenicidad en adultos sanos de más edad que en aquellos de entre 18 y 55.

De acuerdo a los autores del ensayo, los efectos secundarios de esta vacuna fueron leves, como dolor por la inyección, fatiga, dolor de cabeza, fiebre y/o dolor muscular.

Estos efectos secundarios fueron menos comunes en los adultos mayores que en los más jóvenes y la respuesta de inmunidad fue similar en todos los grupos de edad tras la segunda dosis.

Este esayo tiene limitaciones como que las personas mayores que participaron tenían entre 73 y 74 años y estaban sanos, además de ser blancos y no fumadores, por lo que en la fase 3 se espera ampliar las pruebas con personas de diferentes procedencias.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.