El COVID-19 ha causado una crisis mundial de salud y económica y pese a ello el mercado de Wuhan, China, donde inició el primer brote de la pandemia, continúa abierto y recibiendo a cientos de personas.

Además, se siguen matando y comercializando todo tipo de animales sin que existan medidas sanitarias adecuadas y propias del consumo humano.

De acuerdo a lo documentado por la organización Igualdad Animal, este tipo de mercados operan de manera inadecuada en las provincias de Wuhan, Guangzhou, Dongguan, Guilin, Nanning y Liuzhou.

Fotografía 📸: Especial

En este tipo de mercados se mezclan especies que en el medio natural no llegan a convivir, lo que aumenta el riesgo de transmisión de enfermedades zoonóticas, es decir, entre animales y humanos.

En mayo se obstuvieron fotografías que muestran la amenaza a la salud y seguridad pública, misma que continúa hoy en día.

Fotografía 📸: Especial

Aunque en los últimos meses la vida cambió de como la conocíamos, en este tipo de lugares ejemplares de la vida silvestre siguen siendo brutalmente comercializados.

Además la organización Igualdad Animal sigue insistiendo en que se prohiban en todo el mundo los mercados húmedos para asi evitar la crueldad y sufrimiento a los animales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.