El Canciller mexicano Marcelo Ebrard Casaubón dijo que México no defiende a una persona, sino un principio: “Para México no existe el escenario de la impunidad”. Y el Presidente Andrés Manuel López Obrador aceptó que “se puede interpretar” que se está dando impunidad porque el General Salvador Cienfuegos Zepeda, quien sirvió como Secretario de la Defensa Nacional con Enrique Peña Nieto, durmió esta noche en su casa.

Ebrard fue contundente: “Que se haya retornado [el General Cienfuegos] y luego no hacer nada sería casi suicida. Para eso mejor no decimos nada. Que se quede allá. ¿Qué defiende México? Un principio”, agregó.

“No se puede permitir que en el extranjero se juzgue sin pruebas”, dijo el Jefe del Estado mexicano. Y poco antes aseguró en referencia indirecta a la DEA y al Departamento de Justicia de Estados Unidos: “No porque se trata de agencias o de instancias judiciales de otros países, ya, ellos son los poseedores de la rectitud y de la justicia”.

AMLO repitió que la Fiscalía General de la República (FGR) confirmará si se puede juzgar o no al General. “Por consigna no, por política no, por venganza no. Es una gran injusticia que se encarcele a alguien que es inocente. Nosotros lo que queremos es que no haya injusticia”.

“Ahora están diciendo que amenazamos con expulsar a los agentes de corporaciones extranjeras. No amenazamos a nadie. Lo único que hicimos fue, por la vía diplomática, expresar nuestra inconformidad. Y nos entendieron muy bien”, dijo. “Se equivocaron The New York Times y Washington Post”, añadió.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.