Al pedir confianza a los mexicanos, el presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que será la Fiscalía General de la República (FGR) la que investigue y resuelva si hay elementos para juzgar al exsecretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda.

“No se puede permitir que agencias del extranjero juzguen a mexicanos si no hay pruebas. Además, existen acuerdos de cooperación que se tienen que respetar. Es un hecho que reafirma que somos un país libre, soberano y también tenemos que agradecer que así lo han entendido las autoridades en Estados Unidos”, dijo en conferencia matutina.

El primer mandatario manifestó que el compromiso de su gobierno es no fallar a la ciudadanía. Sin embargo, aseveró que entiende el sentir de la gente, que ante un caso como el del general puede interpretar que su administración actuará como las anteriores, es decir, protegiendo o llevando a cabo una justicia selectiva y dando impunidad.

“Todo eso no obedece a la realidad y no tiene nada que ver con lo que somos, se aplica la ley por parejo. Al margen de la ley nada, por encima de la ley nadie, pero también que se piensen dos cosas: así como no debe haber impunidad, tampoco podemos aceptar que se fabriquen delitos. Considero que es una gran injusticia juzgar a inocentes”, argumentó.

López Obrador manifestó que no porque se trate de agencias o instancias judiciales de otros países, eso quiere decir que posean la rectitud y la justicia.

Aseveró que esa idea se creó porque las autoridades de México no estaban a la altura y se pensaba que en otros países sí castigan y aquí no.

“Ahora es distinto, ya hay un cambio, las autoridades en México, en este caso la FGR, va a hacerse cargo de la investigación y a resolver si existen elementos para juzgar al general Cienfuegos o no porque no se puede acusar a nadie si no hay pruebas. Por consigna no, por política no, por venganza no, es justicia”, indicó.

“Considero que es una gran injusticia el que se sujete a alguien a proceso, que se enjuicie a alguien, incluso que se encarcele a alguien que es inocente. Es una injusticia y nosotros lo que no queremos es que haya injusticias de ningún tipo”.

El jefe del Ejecutivo apuntó que su administración está sentando las bases de una nueva forma de impartir justicia y que el caso del extitular de la Sedena demuestra que hay confianza en su gobierno, ya que sino, dijo, no se hubiera permitido su traslado de Estados Unidos a territorio mexicano para que sea juzgado, si resulta responsable.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.