El alcalde de Morelia, Raúl Morón Orozco, reconoció que desde la administración municipal se pugna por no autorizar la instalación de puestos de venta en torno a las festividades guadalupanas, no obstante, subrayó que se busca que esta decisión se tome en conjunto con la Iglesia Católica y así evitar cualquier tipo de actividad que ponga en riesgo la salud de la ciudadanía ante la pandemia del COVID-19.

“Vamos a continuar con las cosas cómo están, no hay concentraciones y particularmente esos puestos, en el marco del 12 de diciembre, si generan una aglomeración importante, por eso vamos a platicar con el sacerdote para ver si juntos tomamos la decisión de suspender todo”, sentenció.

Lo que se plantea es evitar tanto la instalación de oferentes, como la peregrinación de feligreses al Santuario de Virgen de Guadalupe, actividades que comenzarían tentativamente desde el próximo 20 de noviembre hasta el 12 de diciembre.

En años anteriores, se asentaban alrededor de 500 oferentes en las orillas de la Calzada Fray Antonio de San Miguel y la plancha del Jardín Morelos, por lo que a decir de Morón Orozco es complicado evitar escenario que aglomeren a personas en el espacio público.

El munícipe aseveró que será a más tardar el día de mañana, viernes 13 de noviembre, que se dé una repuesta a los comerciantes que continúan luchando por instalarse con los debidos cuidados sanitarios, a sabiendas que esta época es una de las más fuertes para la venta de sus productos.

Refirió que la decisión se tomará en conjunto con las autoridades eclesiásticas, aún cuando la posición del
Gobierno de Morelia es evitar cualquier tipo de actividad de abone a la concentración de personas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.