Al menos uno de los seis funcionarios públicos del gobierno de Silvano Aureoles Conejo ha sido vinculado a proceso por el delito de falsedad ante autoridad especifico, luego de fabricar un expediente en contra de Fidel Calderón Torreblanca por supuesta malversación de fondos e irregularidades al erario de Michoacán, que ascienden a los 211 millones 587 mil pesos durante su ejercicio como secretario de gobierno en 2011, durante la administración de Leonel Godoy Rangel.

Sin embargo, Calderón Torreblanca se dijo insatisfecho por la impartición de justicia y criticó que con la llegada de Adrián López Solís al frente de la Fiscalía General del Estado, la investigación de este caso se ha visto retrasada, pues a 26 meses de haber sido interpuesta la denuncia, apenas se ha fijado una audiencia para vincular a proceso al indiciado, misma que se llevará a cabo en enero próximo.

Además señaló que a este presunto culpable se le acusa de un solo delito, cuando hace un año, otro juez de control ordenó al Ministerio Público que agotara las líneas de investigación de cuando menos otros tres delitos: ataques al honor, simulación de pruebas y falsedad de declaraciones; y Calderón Torreblanca dijo que también debería considerarse el delito de coalición de servidores públicos, ya que las pruebas no fueron fabricadas por una persona en solitario, sino por varias más, donde estarían involucrados funcionarios de primer nivel del gobierno de Aureoles Conejo, todo motivado por el trabajo que realizó en favor del ahora Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador y Morena así como su avance al gobierno del estado.

En este sentido señaló que el actual fiscal general, Adrián López Solís, quien ocupaba el cargo de secretario de gobierno cuando se dieron los hechos que se investigan, está relacionado con la fabricación del expediente falso contra Calderón Torreblanca, por lo que intuyó que quizá eso sea el motivo de la lentitud en la impartición de justicia.

Asimismo señaló que la mayoría de involucrados tienen fuertes vínculos de amistad con López Solís y todos cohabitan políticamente en el mismo grupo de interés que encabeza el gobernador Silvano Aureoles Conejo.

El caso de Fidel Calderón Torreblanca nunca llegó a la solicitud de vinculación a proceso debido a que las pruebas fabricadas por los funcionarios estatales “se desbarataron en las manos del Ministerio Público”, por lo que desde 2018 está cerrado su caso por un acuerdo de no acción penal en su contra.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.